Rocinante

Es un jamelgo muy lento:

nunca cabalga al galope,

y además está algo miope;

pero vive tan contento.

 

Sufre subiendo pendientes,

pues soporta en su montura

varios quilos de locura 

y le faltan cuatro dientes.

 

Y es que el pobre Rocinante

no es ninguna maravilla,

se le notan las costillas

y tiene muy poco aguante.

 

 

 

 

Marijomo

música de Emilio Huerta
Canción
Karaoke
Siero Musical
Partitura